Premio IILA Cinema

Los ganadores de la primera edición del Premio IILA - Cine

Domingo 24 de octubre, en la Casa del Cinema, proyección y entrega de premios a los ganadores de la primera edición del Premio IILA - Cine

Premio IILA Cinema Cine

El domingo 24 de octubre, en la Casa del Cine de Roma, en el marco del programa "Risonanze", una revista específica de la prestigiosa Festa del Cinema di Roma, la IILA - Organización Internacional Italo-Latino Americana - presentará las películas ganadoras del Premio IILA - Cine, un proyecto realizado con la contribución del Ministerio italiano de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, en colaboración con la Fondazione Cinema per Roma y la Festa del Cinema di Roma, destinado a difundir la nueva cinematografía latinoamericana entre el público y los operadores de la industria cinematográfica italiana y europea.

Con este Premio, en su primera edición, la IILA quiere reconocer la creatividad de los jóvenes cineastas latinoamericanos y fomentar la producción de nuevas obras, con el objetivo adicional de contribuir a la reactivación de la industria cinematográfica, uno de los sectores más afectados por la pandemia.

Un jurado excepcional, presidido por Felice Laudadio (ex director de la Mostra del Cinema di Venezia y presidente de la Fondazione Centro Sperimentale di Cinematografia Italia) y compuesto por Esteban Ferrari (presidente FEISAL - Federación de Escuelas de Imagen y Sonido de América Latina - Argentina), Eleonora Loner (directora - Brasil), Daniela Michel (Directora Festival de Morelia - México), Giorgio Gosetti (Director Casa del Cinema, Italia) y Giovanna Taviani (directora, Fundadora de Salina Doc Fest - Italia), ha elegido las películas ganadoras de la 1ª edición del Premio IILA - Cine, que se proyectarán en la Sala Deluxe, en idioma original con subtítulos en italiano, según el siguiente programa:

16.30 horas - Categoría Innovación:

Terranova, ganador, Alejandro Alonso Estrella (Cuba)

18.00 horas - Categoría Documental:

Danza combate, ganadora, Camila Daniela Rey (Argentina)

Pàttàki, mención de honor, Everlane Moraes Santos (Brasil/Cuba)

20.00 horas - Ceremonia de premiación de las obras seleccionadas

20.30 horas - Categoría Ficción:

Años luz, ganador, Joaquín Mauad (Uruguay)

Acordes, mención de honor, José Antonio de la Torre Vega (México).

Premio IILA CineDurante la velada, la Secretario General de la IILA, Antonella Cavallari, entregará los premios a los ganadores de las categorías de Innovación, Documental y Ficción que, debido a las actuales restricciones sanitarias, asistirán a la ceremonia por Internet, en presencia de los embajadores de varios países de la región. Los directores premiados viajarán a Roma en primavera, tal y como prevé el Premio, para participar en una serie de encuentros organizados por la IILA con profesionales y estudiantes de cine, definidos en función del perfil y los intereses de cada uno de los ganadores.

Modalidades de acceso

De acuerdo con el decreto nº 105 de 23 de julio, se permite el acceso a quienes dispongan de un certificado verde COVID-19 (Green Pass) y un documento de identidad. La entrada a las salas es gratuita y está sujeta a reserva en la conserjería desde una hora antes del comienzo del evento. La entrada es gratuita hasta agotar las plazas.

Premio IILA Cinema Cine

Comunicado de prensa Zètema Progetto Cultura


caballos modernos domesticados caballo

Los caballos modernos fueron domesticados en las estepas al norte del Cáucaso y se extendieron por Asia y Europa

Los caballos modernos fueron domesticados en las estepas al norte del Cáucaso y se extendieron por Asia y Europa

  • Se trata del mayor estudio genético internacional realizado hasta el momento por un equipo de investigadores de 114 instituciones especializados en arqueología, paleogenética y lingüística, liderados por el profesor Ludovic Orlando, investigador del CNRS.

  • En este estudio -cuyos resultados han sido publicados en la revista Nature- han participado los profesores Juan Luis Arsuaga (codirector de los yacimientos de Atapuerca, catedrático de Paleontología de Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Complutense y director del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos de Madrid) y Jaime Lira Garrido, miembro del Equipo de Atapuerca y asociado al Centro Mixto UCM-ISCIII.

Ciento sesenta y dos investigadores de 114 instituciones (Institución Milá y Fontanals (IMF) e Instituto de Arqueología (IAM) del CSIC; Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamientos Humanos de Madrid Museo de la Evolución Humana de Burgos (MEH) y de la Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Complutense de Madrid; la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura (UEx) y el Laboratorio de Arqueología Prehistórica de la Universidad Jaume I de Castellón, UJI) han participado en el mayor estudio genético realizado hasta el momento, gracias al cual se ha podido determinar que los caballos de los que descienden todos los caballos domésticos actuales se domesticaron por primera vez en las estepas al norte del Cáucaso y, desde ahí, se extendieron a otras regiones de Asia y Europa.

Con este estudio se pone fin a un largo debate en torno al lugar y la cronología en la que se documentan las primeras evidencias de domesticación de los caballos que originaron a las poblaciones actuales, así como a las preguntas que giran en torno al momento en el que este proceso de domesticación comenzó a extenderse a otras regiones del planeta, sustituyendo a otros tipos de caballos existentes en aquel momentoPara llegar a esta conclusión ha hecho falta un equipo compuesto por 114 instituciones y 162 investigadores especializados en arqueología, paleogenética y lingüística, liderados por el profesor Ludovic Orlando, investigador del CNRS e investigador principal del Proyecto ERC-PEGASUS, encargado junto al France Genomique - proyecto Bucéphale, de la financiación de la investigación.

El estudio ha incluido la secuenciación del genoma de 273 restos de caballos que poblaron diversas regiones de Eurasia en un arco cronológico que se extiende entre los 50.000 y los 200 años a.C. Toda la información genética ha sido secuenciada en el Centre for Anthropobiology and Genomics of Toulouse, CAGT (CNRS / Universidad de Toulouse III – Paul Sabatier) y Genoscope (CNRS / CEA/Universidad de Evry), antes de ser comparada con los genomas de los caballos domésticos modernos. Gracias a la amplia batería de análisis estadísticos realizados, ha podido constatarse que entre el 2200 y el 2000 a.C. se produjo un drástico cambio en el cual el perfil genético existente en las estepas pónticas comenzó a extenderse más allá de su región de origen, reemplazando en unos pocos siglos a todas las poblaciones de caballos salvajes desde el Atlántico hasta Mongolia.

caballos modernos domesticados caballo
Manada de caballos en las estepas de Mongolia, China / Ludovic Orlando, Julio de 2019

Según L. Orlando: “Se ha visto que este reemplazamiento en la composición genética de las poblaciones euroasiáticas está asociado a diferencias genómicas significativas entre este nuevo tipo de caballo y los caballos de las poblaciones que desaparecieron. Por un lado, este nuevo tipo de caballo procedente de las estepas del norte del Cáucaso tenía un comportamiento más dócil y, por otro lado, una constitución más robusta en el esqueleto vertebral”. Los investigadores han sugerido que estas características fueron el detonante del éxito en la selección de estos animales, en un momento en el que los viajes con caballos empezaron a generalizarse por Eurasia.

Según Pablo Librado (CNRS), primer autor de esta investigación: “Además, este estudio ha puesto de manifiesto que la distribución de este nuevo tipo de caballo por Asia coincide con la aparición de los carros ligeros y con la difusión de las lenguas indoiranias. Por el contrario, la migración de las poblaciones indoeuropeas desde la zona de las estepas al corazón de Europa durante el 3er milenio a.C., no tuvo a este nuevo tipo de caballo como vector de su expansión. Este resultado demuestra la importancia de incorporar también la historia genética de los animales cuando se analiza la dimensión de las migraciones humanas y los contactos interculturales”.

Entre los individuos analizados se encuentran équidos procedentes de diversos yacimientos de la península ibérica, entre los que podemos destacar Casas del Turuñuelo (Guareña, Badajoz) y Cova Fosca (Alto Maestrazgo, Castelló).

Cova Fosca fue excavada por Francesc Gusi y Carmen Olaria. Según C. Olaria, catedrática de Prehistoria de la UJI y coautora de este estudio:

“Cova Fosca tiene un registro arqueozoológico holoceno muy rico. Pudimos identificar restos de caballo en niveles del Neolítico antiguo, un taxón muy raro de encontrar en los yacimientos ibéricos de esta época. Esta singularidad nos permitió publicar hace años junto a Jaime Lira Garrido y Juan Luis Arsuaga las primeras secuencias mitocondriales de caballos de este lugar.

Según J.L. Arsuaga, director científico del MEH, catedrático de Paleontología de la Universidad Complutense de Madrid, director del Centro Mixto UCM-ISCIII y coautor de este estudio:

En Cova Fosca encontramos un linaje mitocondrial único y exclusivo de Iberia que en la actualidad aparece en muy pocos caballos, todos ibéricos o de origen ibérico. En este nuevo estudio pretendíamos desvelar los secretos genómicos de Cova Fosca”

 

Construyendo Tarteso y Casas del Turuñuelo

Casas del Turuñuelo es uno de los descubrimientos más impactantes de la arqueología peninsular de los últimos años. Sus excavaciones se desarrollan bajo un proyecto dirigido desde el IAM-CSIC y están siendo codirigidas por Esther Rodríguez González y Sebastián Celestino, también investigadores del IAM-CSIC. Según Esther Rodríguez González, coautora de este nuevo estudio,

“el Turuñuelo es un complejo arquitectónico de mediados del I milenio a. C. perteneciente a la cultura de Tarteso donde hemos encontrado la mayor hecatombe documentada hasta la fecha en un yacimiento de la protohistoria mediterránea. Este sacrifico masivo destaca por la gran cantidad de équidos que se han diferenciado en el patio de este lugar. Para este estudio seleccionamos al Équido 4”.

Según afirma Sebastián Celestino, también coautor de esta investigación, “alrededor del Turuñuelo se ha creado un equipo multidisciplinar de especialistas de las Humanidades y las Biociencias que están generando un intercambio constante de información y de ideas, ofreciendo un gran enfoque multidisciplinar al estudio de este yacimiento”.

Entre las líneas de investigación de Construyendo Tarteso, destaca el estudio genético de estos équidos sacrificados, del que se encarga J. Lira Garrido (UEx/Centro Mixto UCM-ISCIII) y coautor de este estudio:

“Este último trabajo dirigido por el profesor Orlando ha permitido, además, profundizar en la historia evolutiva de los caballos ibéricos. En un estudio anterior, Orlando y su equipo descubrieron que en la península ibérica se desarrolló un linaje genómico ahora extinto y muy diferente del resto de linajes de caballos euroasiáticos antiguo y moderno descrito hasta la fecha. El origen evolutivo de este linaje y las causas que llevaron a su desaparición, todavía no las conocemos. Sin embargo, hemos podido identificar en la muestra neolítica de Cova Fosca las evidencias más antiguas de este linaje extinto y que el Équido 4 del Turuñuelo era, sin embargo, descendiente de este nuevo tipo de caballo que se distribuyó tan rápidamente por el mundo conocido hace ~4000 años”.

Este estudio ha sido financiado principalmente por la European Research Council (proyecto PEGASUS) y France Genomique (proyecto Bucéphale).

Referencia: Librado, P., (…), Orlando, Ludovic (2021). The origins and spread of domestic horses from the Western Eurasian steppes. Nature, 20/10/2021.

DOI: 10.1038/s41586-021-04018-9

Nota de prensa Universidad Complutense de Madrid


Una investigación reescribe la versión de la Inquisición sobre las relaciones entre confesores y devotas

Una investigación reescribe la versión de la Inquisición sobre las relaciones entre confesores y devotas

La investigadora de la Universitat de València María Tausiet analiza las relaciones de poder mantenidas entre sacerdotes y devotas, y la implicación de la Inquisición en ocultarlas durante cuatro siglos. En el marco del proyecto europeo CIRGEN, sobre las identidades y roles de género en la Europa y la América del siglo XVIII, dotado con una ayuda de 2,5 millones de euros, la experta explica cómo muchos abusos y confabulaciones fueron silenciados, de cara a mantener las apariencias.

En un artículo publicado en la revista Journal of Spanish Cultural Studies, la historiadora Maria Tausiet ahonda en el relato de Antonio Gavín, un clérigo español convertido al protestantismo que en 1724 escribió un libro para denunciar la corrupción moral de la Iglesia Católica, con sus supersticiones, engaños y perversiones. Su punto de vista racional e ilustrado se enmarcaba en un contexto sensacionalista. Sin embargo, de este se puede aprender mucho sobre las relaciones entre algunos sacerdotes y las mujeres que acudían al confesionario. El paper cuenta la historia de Francisca Guerrero y el sacerdote Miguel Navarro.

“Según el informe de Gavín, Francisca habría embrujado a su confesor para seducirlo y envenenado a una criatura, lo que la convertía en sospechosa de brujería”, señala la investigadora.

En este contexto, muchas relaciones entre confesores y penitentes suponían un mutuo acuerdo del que se beneficiaban ambas partes.

Normalmente, “ellas buscaban adquirir fama de mujeres santas, y ellos, una forma de ascender dentro de la Iglesia gracias a haber encontrado a auténticas hacedoras de milagros”, afirma Tausiet.

Estas relaciones no tenían por qué conllevar encuentros sexuales necesariamente, aunque estos debían de ser bastante frecuentes.

La historia de Francisca y el sacerdote ocurrió en Zaragoza en los primeros años del siglo XVIII, y permaneció oculta entre los papeles de la Inquisición hasta que el aragonés Antonio Gavín reveló la historia aderezándola con sus invenciones con el objetivo de perjudicar a la Iglesia Católica. “No obstante, su versión también perjudicó a las mujeres, con su visión machista de los hechos. Fuera o no verdad que Francisca y su confesor llegaran a un acuerdo, o que ella se hiciera pasar por santa y él se aprovechara de ella, Francisca se llevó la peor parte”, explica la investigadora del proyecto CIRGEN.

El sacerdote obligó al marido a cambiar de residencia, y él se trasladó a vivir con ella. En cierta ocasión, una mujer pidió a Francisca que curara a su hija enferma y ella solo pudo pronosticar que moriría aquella noche, como así sucedió. Entonces, la familia consideró que la había maldecido y la denunció a la Inquisición. Tanto Francisca como su confesor fueron procesados y presos por el Tribunal. Pero él se libró, como tantos otros eclesiásticos, y murió a los 84 años. Francisca, en cambio, falleció poco después en las prisiones inquisitoriales. Antes de su muerte, la mujer, que según Gavín había pasado los últimos años de su vida encerrada en su casa por orden del confesor, habría dado a luz.

Inquisición devotas
Una investigación reescribe la versión de la Inquisición sobre las relaciones entre confesores y devotas. Mujer en prisión, cuadro de Francisco de Goya en el Museo del Prado

Proyecto europeo

Este estudio forma parte del proyecto europeo CIRGEN (Circulating Gender in the Global Enlightenment: Ideas, Network, Agencies), financiado con una ayuda Advanced Grant de la European Research Council (ERC) valorada en 2,5 millones de euros. La iniciativa está adscrita al Instituto Universitario de Estudios de la Mujer y vinculada al Departamento de Historia Moderna y Contemporánea de la Universitat de València y su equipo investigador está compuesto íntegramente por mujeres.

Artículo: María Tausiet, «When Venus stays awake, Minerva sleeps”: a narrative of female sanctity in eighteenth-century Spain», Journal of Spanish Cultural Studies 2021, VOL. 22, NO. 3, 295-310. DOI: https://doi.org/10.1080/14636204.2021.1960685

 

Nota de prensa Universitat de València, Asociación RUVID


hepatitis B

La Universitat de València participa en una investigación sobre la evolución en los últimos diez mil años del virus de la hepatitis B

La Universitat de València participa en una investigación sobre la evolución en los últimos diez mil años del virus de la hepatitis B

hepatitis B
Domingo Carlos Salazar García, investigador del Departamento de Prehistoria, Arqueología e Historia Antigua de la Universitat de València

Un artículo publicado en la revista Science rastrea la evolución del virus de la hepatitis B desde la prehistoria hasta el presente y revela rutas de diseminación y cambios en la diversidad viral. Domingo Carlos Salazar García, investigador del Departamento de Prehistoria, Arqueología e Historia Antigua de la Universidad de Valencia, ha participado en este estudio liderado por el Instituto Max Planck de Ciencias de la Historia Humana. El estudio descubre la evolución del virus de la hepatitis B desde el Holoceno temprano mediante el análisis del mayor conjunto de datos de genomas virales antiguos producido hasta la fecha.

“Esta investigación pone de relieve una realidad muchas veces ignorada pero obvia: que los virus han estado vinculados al ser humano desde tiempos prehistóricos”, resalta Salazar, licenciado en Medicina y en Historia, e investigador de excelencia de la Comunitat Valenciana en la Universitat de València. “Si el SARS-COV-2 ha podido poner en jaque a las sociedades humanas en todo el mundo durante el siglo XXI, solo podemos empezar a imaginar cómo las enfermedades virales influyeron en la vida en tiempos prehistóricos”, explica. “Los historiadores y arqueólogos deben empezar a considerar más la influencia de virus y otros agentes hasta ahora invisibles en el registro arqueológico a la hora de reconstruir estilos de vida pasados”, dice.

El virus de la hepatitis B (VHB) es un problema de salud importante en todo el mundo que causa cerca de un millón de muertes cada año. Estudios recientes de ADN antiguo han demostrado que el VHB ha infectado a los seres humanos durante milenios, pero su diversidad y rutas de dispersión pasadas siguen siendo en gran parte desconocidas. Un nuevo estudio realizado por un gran equipo de investigadores de todo el mundo proporciona información importante sobre la historia evolutiva del VHB al examinar los genomas del virus de 137 antiguos euroasiáticos y nativos americanos que datan de hace ~ 10.500 y ~ 400 años. Sus resultados destacan las rutas de difusión y los cambios en la diversidad viral que reflejan migraciones humanas y eventos demográficos bien conocidos, así como patrones y conexiones inesperados con el presente.

Las cepas actuales del VHB se clasifican en nueve genotipos, dos de los cuales se encuentran predominantemente en poblaciones de ascendencia nativa americana. El estudio proporciona una fuerte evidencia de que estas cepas descienden de un linaje del VHB que divergió hacia el final del Pleistoceno y fue llevado por algunos de los primeros habitantes de las Américas.

“Nuestros datos sugieren que todos los genotipos conocidos del VHB descienden de una cepa que estaba infectando a los antepasados de los primeros estadounidenses y sus parientes euroasiáticos más cercanos en el momento en que estas poblaciones divergieron”, dice Denise Kühnert, líder del grupo de investigación.

 

El VHB en la Europa prehistórica

El estudio también muestra que el virus estaba presente en gran parte de Europa ya hace 10.000 años, antes de la expansión de la agricultura al continente.

“Se cree que muchos patógenos humanos surgieron después de la introducción de la agricultura, pero el VHB claramente ya estaba afectando a las poblaciones prehistóricas de cazadores-recolectores”, dice Johannes Krause, director del Departamento de Arqueogenética del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y codirector del estudio.

Después de la transición neolítica en Europa, las cepas de VHB transportadas por cazadores-recolectores fueron reemplazadas por nuevas cepas que probablemente fueron propagadas por los primeros agricultores del continente, lo que refleja la gran afluencia genética asociada con la expansión de los grupos agrícolas en la región. Estos nuevos linajes virales continuaron prevaleciendo en todo el oeste de Eurasia durante unos 4.000 años. El dominio de estas cepas se prolongó durante la expansión de los pastores esteparios occidentales hace unos 5.000 años, lo que alteró drásticamente el perfil genético de los europeos, pero notablemente no se asoció con la propagación de nuevas variantes del VHB.

 

El colapso y la reaparición del VHB prehistórico

Uno de los hallazgos más sorprendentes del estudio es una disminución repentina de la diversidad del VHB en el oeste de Eurasia durante la segunda mitad del segundo milenio a. C., una época de grandes cambios culturales, incluido el colapso de las grandes sociedades estatales de la Edad del Bronce en la región del Mediterráneo oriental.

“Esto podría indicar cambios importantes en la dinámica epidemiológica en una región muy grande durante este período, pero necesitaremos más investigación para comprender qué sucedió”, dice Arthur Kocher, autor principal e investigador del grupo.

Todas las cepas antiguas del VHB recuperadas en el oeste de Eurasia después de este período pertenecían a nuevos linajes virales que aún prevalecen en la región en la actualidad. Sin embargo, parece que una variante relacionada con la diversidad prehistórica anterior de la región ha persistido hasta el presente. Esta variante prehistórica se ha convertido en un genotipo raro que parece haber surgido recientemente durante la pandemia del VIH, por razones que aún no se conocen.

 

Artículo: Kocher et al. “Ten millennia of hepatitis B virus evolution”, Science, 2021. DOI: https://www.science.org/doi/10.1126/science.abi5658

Nota de prensa Universitat de València


Oldest Acheulean North Africa achelense Norte de África

Se descubre la industria lítica achelense más antigua del Norte de África

Se descubre la industria lítica achelense más antigua del Norte de África

El CENIEH en colaboración con el CNRPAH lidera un trabajo publicado en la revista Quaternary Science Reviews que presenta el conjunto lítico achelense más antiguo del Norte de África, procedente del valle de Oued Boucherit en Argelia, que ha sido datado en 1,7 millones de años
Oldest Acheulean North Africa achelense Norte de África
Valle de Oued Boucherit (Argelia). Photo credits: Mathieu Duval

Un equipo científico del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) en colaboración con investigadores del Centre National de Recherches Préhistoriques, Anthropologiques et Historiques (CNRPAH, Argelia) acaba de publicar en la revista Quaternary Science Reviews un trabajo en el que se presenta el descubrimiento del conjunto de industria lítica achelense más antiguo del Norte de África, que se ha datado en cerca de 1,7 millones de años.

La antigüedad de las herramientas líticas halladas en Oued Boucherit adelanta en casi 400.000 años al yacimiento achelense de Casablanca, en Marruecos, datado hace unos pocos meses en unos 1,3 millones de años.

Oldest Acheulean North Africa
Bifaz de Oued Boucherit (Argelia), datado en 1,7 millones de años. Photo credits: Mohamed Sahnouni

Esta industria lítica proviene del valle de Oued Boucherit, situado en una zona montañosa al Norte de Argelia, a unos 20 km al este de la ciudad de Sétif. “Es un descubrimiento excepcional, porque podrían modificar de manera drástica nuestra visión y entendimiento de las primeras ocupaciones humanas no solo en el Norte de África, sino en todo el continente”, indica Mathieu Duval, investigador Ramón y Cajal del CENIEH y primer autor del trabajo.

Dos hipótesis

Actualmente, las evidencias de industrias olduvayenses y achelenses más antiguas están localizadas en el Este de África, con una antigüedad de unos 2,6 millones de años (Ma) y 1,8 Ma, respectivamente. Hace menos cinco años, estas evidencias eran anteriores en más de medio millón de años a las encontradas en el Norte de África. Los recientes descubrimientos realizados en Oued Boucherit indican que en realidad estas industrias aparecen en el Norte de África con una cronología muy similar a la del Este de África.

“Ahora debemos repensar y cuestionar de nuevo nuestra visión sobre el origen y la dispersión de las primeras industrias líticas”, afirma el coordinador del Programa de Arqueología del CENIEH Mohamed Sahnouni, uno de los coautores de este artículo.

Aparecen de esta forma dos hipótesis de trabajo. Por un lado, estos resultados pueden sugerir una dispersión de estas industrias líticas desde el este de África mucho más rápida de lo anticipado anteriormente. Pero por otro lado, no se puede descartar otra posibilidad, en la que Olduvayense y Achelense hayan aparecido sucesivamente cada uno, de manera casi contemporánea e independiente en los extremos norte y este del continente africano.

El valle de las maravillas argelino

El paleolítico inferior es un periodo prehistórico caracterizado por la aparición de las primeras industrias líticas, y el desarrollo de las tecnologías de tipo olduvayense y achelense. Definido a partir de los conjuntos líticos encontrados en la Garganta de Olduvai en Tanzania, el olduvayense suele estar caracterizado por la presencia de cantos tallados y lascas más o menos retocadas. En comparación, la tecnología lítica achelense (de localidad francesa de Saint Acheul) aparece posteriormente, y está caracterizada por la presencia de piezas líticas más sofisticadas tecnológicamente, cuyo ejemplar icónico es el bifaz.

La zona de Oued Boucherit es famosa desde finales del siglo XIX por albergar fósiles y evidencias de presencia humana antigua. En la década de 1950, el paleontólogo francés Camille Arambourg ya menciona la presencia de industrias líticas achelenses, pero sin determinar su procedencia exacta. “En los últimos años, nuestros trabajos de prospección nos han permitido encontrar nuevas piezas líticas, y lo que es más importante, ponerlas en contexto estratigráfico”, explica Mohamed Sahnouni.

En 2018 se publicó en la revista Science, otro descubrimiento importante procedente de esta misma zona: la industria lítica de tipo olduvayense más antiguas del Norte de África. “Oued Boucherit está en una zona que se puede considerar un ‘valle de las maravillas’, porque nos permite estudiar la aparición y evolución de la industria achelenses y olduvayense como quizás muy pocos otros yacimientos africanos”, añade este investigador argelino que trabaja en la zona desde la década de 1990.

A la vanguardia de la geocronología

El Programa de Geocronología y Geología del CENIEH dispone de un conjunto único de laboratorios dedicados a la datación de yacimientos arqueológicos, paleontológicos, y paleoantropológicos mediante varios métodos: Paleomagnetismo, Resonancia paramagnética electrónica (ESR), Luminiscencia, Series del uranio y Núclidos cosmogénicos.

El trabajo en Oued Boucherit es el último ejemplo de las investigaciones geocronológicas lideradas por el CENIEH y desarrolladas desde hace más de una década en varios yacimientos arqueológicos del paleolítico inferior como los de Atapuerca y Orce entre otros, con el objetivo de refinar el marco cronológico de las primeras ocupaciones humanas en la región mediterránea.

Este trabajo ilustra perfectamente la razón por la cual se diseñó y creó este Programa de Geocronología y Geología que coordina Josep M. Parés. “Gracias a una combinación de varios métodos de datación aplicados en el CENIEH, como paleomagnetismo y ESR, hemos podido proporcionar un marco cronológico solido a un yacimiento tan antiguo, algo quizás impensable hace 20 años”, concluye el investigador.

Duval M., Sahnouni M., Parés J.M., van der Made J., Abdessadok S., Harichane Z., Chelli Cheheb R., Boulaghraif K., Pérez-González A. (2021). The Plio-Pleistocene sequence of Oued Boucherit (Algeria): a unique chronologically-constrained archaeological and paleontological record in North Africa. Quaternary Science Reviews 271. https://doi.org/10.1016/j.quascirev.2021.107116.