Huellas indican la presencia humana en el sur de España en el Pleistoceno Medio, 200.000 años antes de lo que se pensaba

Este hallazgo es de vital importancia poco estudiar el modelo evolutivo de los homínidos en el Pleistoceno Medio en Europa.

El investigador y técnico del SGI de Radioisótopos de la Universidad de Sevilla, Jorge Rivera, ha participado en un increíble hallazgo único en Europa. Tras aplicar la técnica de la luminiscencia ópticamente estimulada en los laboratorios del Centro de Investigación, Tecnología e Innovación de la Universidad de Sevilla (CITIUS) y en el CENIEH, a unas huellas de homínidos encontradas en Matalascañas en 2020, se ha podido determinar que en realidad tienen casi 200.000 años más de lo que se sospechaba. Lo que significaría que individuos preneandertales habrían vivido en la zona de Doñana durante el Pleistoceno Medio, hace unos 295.800 años.

La investigación, liderada por el catedrático de Paleontología de la Universidad de Huelva Eduardo Mayoral, ha sido publicada por Scientific Reports, una de las publicaciones del grupo Nature, el pasado 19 de octubre.

El Asperillo, España en el Pleistoceno Medio
Huellas indican la presencia humana en el sur de España en el Pleistoceno Medio, 200.000 años antes de lo que se pensaba. Playa del Asperillo. Foto de José Luis Filpo Cabana, CC BY-SA 4.0

La técnica

La luminiscencia ópticamente estimulada es un método utilizado para obtener la edad absoluta de los sedimentos que han sido expuestos completamente a la luz solar.

Hito científico

El hallazgo en junio de 2020 de unas huellas de homínidos con más de 106.000 años de antigüedad junto a El Asperillo (Matalascañas, Huelva) fue toda una revolución para el mundo científico hasta considerarse uno de los más importantes hallazgos de ese año. Pero ahora, la publicación de esta nueva investigación ha confirmado lo que ya algunos expertos sospechaba entonces: esas huellas eran mucho más antiguas y tienen 200.000 años más de los que se pensaba. Si antes se situaba en el Pleistoceno Superior, ahora se apunta directamente al Pleistoceno Medio, y a una antigüedad de 295.800 años, lo que las convierte en un registro único en Europa, ya que no existe un yacimiento mejor en todo el mundo por número, antigüedad y extensión que el de la playa de El Asperillo en cuanto a huellas fósiles de homínidos.

Tras la recogida de dos tomas en los distintos niveles, y otras dos posteriores para contrastar los primeros resultados, la edad de los restos fósiles ha quedado definida y apunta al Pleistoceno Medio, a un momento crucial entre distintos estadios climáticos, entre una época cálida que fue el MIS 9 (360.000-300.000 años), en transición al MIS 8 (300.000-240.000 años) en la que se produjo una importante glaciación.

La antigüedad, así, se precisa hasta los 295.800 años, con un margen de error de 17.800 años, según los datos recabados de las cuatro muestras de niveles sedimentarios en los acantilados de El Asperillo donde fue encontrado el conjunto, inicialmente de 87 huellas, que ahora cuenta con un registro de al menos 300 pisadas, de las que se consideran bien conservadas un 10%. A excepción de las de Matalascañas, se apunta que no se conocen otras huellas de homínidos entre los estadios climáticos MIS 9-MIS 8 del Pleistoceno Medio. Y por ello se cuestiona que correspondan a neandertales.

¿Pero son neardentales?

Si en un principio se pensaba en neandertales, ahora se pone en duda. La principal hipótesis que manejan los científicos es que sean individuos de linaje neandertal, entre los que se han asociado el homo heidelbergensis y el homo neanderthalensis. Es posible la hipótesis de que se trate de homínidos preneandertales. Precisamente por ello, las huellas de Matalascañas cobran ahora un valor mayor por su aportación a los registros fósiles de homínidos en el Pleistoceno Medio, muy pobre en Europa por la escasez de yacimientos con pisadas. Hasta ahora, según se recoge en el artículo de Nature, sólo se han encontrado huellas de este periodo en Terra Amata y Roccamonfina (Italia), fechado entre 380.000 y 345.000 años atrás, con registros de Homo heidelbergensis. Son los únicos más antiguos que el de Huelva en esta era. Tras estos, los yacimientos de Biache-Vaast (Francia) y Theopetra (Grecia), de hace 236.000 a 130.000 años, atribuidas a Homo neanderthalensis. En este contexto, el rango de longitud de todas las huellas encontradas en Matalascañas, de entre 14 y 29 centímetros, encuentra similitudes en otros puntos europeos, como en Theopetra (14-15 centímetros), Roccamonfina (24-27 cm) y Terra Amata (24 cm).

En cualquier caso, los expertos desatacan la singularidad del descubrimiento de Matalascañas, cuya nueva datación ha cuestionado los paradigmas existentes y ha requerido de un profundo análisis antes de aceptar sus conclusiones.

La nueva cronología fija ahora un cambio en el escenario existente entonces en el litoral del Golfo de Cádiz, con asentamientos humanos en un clima más templado y húmedo que en el resto de Europa, con altos niveles freáticos y abundante vegetación.

 

En ese mismo periodo el nivel del mar se situaría unos 60 metros por debajo del actual. Lo cual implica que costa quedaría a más de 20 kilómetros de la que conocemos hoy.Y así es como habría una gran planicie costera, con grandes áreas inundables, en la que se habrían impreso las huellas descubiertas a mediados de 2020.

La nueva datación del yacimiento afecta también a los animales vertebrados detectados, ya que entre el rastro de los homínidos había también huellas de grandes mamíferos como elefantes de colmillos rectos, gigantescos toros (uros) y jabalíes. Era la fauna que ya habitaba Doñana hace 300.000 años y no 100.000 años, que apuntaban otras investigaciones.

Equipo internacional

El artículo, New dating of the Matalascañas footprints provides new evidence of the Middle Pleistocene (MIS 9-8) hominin paleoecology in southern Europe, es el resultado del trabajo de un equipo internacional de científicos dirigido por el catedrático de Paleontología de la Universidad de Huelva, Eduardo Mayoral, junto al profesor Antonio Rodríguez y el catedrático de Estratigrafía Juan Antonio Morales, todos del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Facultad de Ciencias Experimentales, y miembros al mismo tiempo del Centro de Investigación Científico Tecnológico (CCTH) de la UHU, además de Jérémy Duvau, investigador del Museum National d’Histoire Naturelle (Francia); Ana Santos, de la Universidad de Oviedo; Ricardo Díez-Delgado, de la Estación Biológica de Doñana-CSIC; Jorge Rivera, de la Universidad de Sevilla; Asier Gómez-Olivencia, de la Universidad del País Vasco; e Ignacio Díaz, de la Universidad de Río Negro (Argentina).

 

Referencia bibliográfica: Mayoral, E., Duveau, J., Santos, A. et al. New dating of the Matalascañas footprints provides new evidence of the Middle Pleistocene (MIS 9-8) hominin paleoecology in southern Europe, Sci Rep 12, 17505 (2022): https://doi.org/10.1038/s41598-022-22524-2

 

Nota de prensa de la Universidad de Sevilla: huellas indican la presencia humana en el sur de España en el Pleistoceno Medio, 200.000 años antes de lo que se pensaba.

Dove i classici si incontrano. ClassiCult è una Testata Giornalistica registrata presso il Tribunale di Bari numero R.G. 5753/2018 – R.S. 17. Direttore Responsabile Domenico Saracino, Vice Direttrice Alessandra Randazzo

Write A Comment

Pin It